Jardín mediterráneo: las claves para conseguir este estilo en casa

por miércoles, 16 noviembre, 2016

El jardín mediterráneo es un estilo que me llama mucho la atención porque funciona justo para el tipo clima que tenemos en Santiago, es sustentable con el uso de recursos y porque despierta los sentidos mientras estás en él.

¿Cómo es un Jardín Mediterráneo?

Cómo es un jardín mediterráneo

Este tipo de jardín se llama así porque está formado con plantas de clima mediterráneo, el mismo que tenemos en Santiago con estación seca larga, calurosa y los invierno lluviosos. Aunque en los últimos años ya no tanto. Las plantas que funcionan en este jardín son principalmente las nativas, aquellas que no botan las hojas (perennes) y algunas introducidas (de otros lugares) pero que se adaptaron muy bien a este ambiente.

Colores

Éste es un tema que me encanta porque los colores en el jardín mediterráneo dan diferentes atmósferas a los espacios. Éste jardín se caracteriza por tener colores llamativos, y cuando dispones maceteros y plantas con hojas o flores de colores vistosos, se activa y se vuelve muy atractivo. Cuando utilizas plantas con follajes de diferentes tonos de verdes, se ve y se siente una armonía relajante y los muros de color blanco son perfectos para iluminar y dar un toque más fresco al jardín.

Los cubresuelos, tanto vivos como áridos, son de colores pardo o tierra, como si fuera un suelo natural.

Plantas

En cuanto a plantas, prefiero usar nativas como primera opción porque están mejor adaptadas al clima y se ahorra agua para riego. Pueden ser árboles como Quillay, Litre, Espino, Palma chilena o Frangel. De los introducidos, el Olivo es el ícono del jardín mediterráneo pero una Higuera también sirven para dar la sombra fresca necesaria en este jardín.

Los arbustos nativos como Chupalla, Salvia blanca o introducidos como la Lavanda, Jazmines y Bouganvillea resisten muy bien el calor y no necesitan mucha mantención. El Romero es muy noble porque aunque me olvide por mucho tiempo regarlo, espera pacientemente para que lo alimente.

Materiales

Ya que este jardín es de zona más bien seca, el césped no se considera mucho, y en lo posible yo no lo incluyo en los diseños porque consume demasiada agua, sobretodo en verano. El uso de gravillas, suelos de piedras, pastelones o fierro en tonos oxidados son lo ideal. Se adecúan a la línea de un verdadero jardín mediterráneo y además combinan entre sí.

Los maceteros son parte de este estilo. Al usar uno o dos en una esquina con un muro en tono claro se genera un punto focal interesante. He usado conjuntos de tres maceteros azules en diferentes alturas y se ven maravillosos contrastando con las plantas.

Otra opción es repetir macetas no muy grandes, empotradas al muro con Cardenales por ejemplo. Este es un estilo muy alegre y dinámico sobretodo con maceteros azules o terracota. Personalmente me encanta el efecto que da con simples macetas.

Texturas

La textura también es parte de éste tipo de jardines, puede ser una trama rugosa con las hojas de la Ruda más gravilla gruesa para espacios pequeños. O también puedes asociar plantas de hojas pendulares, puntiagudas y redondeadas en zonas amplias, para dar un efecto más intenso. Ambas me han funcionado bastante bien, todo depende del tamaño del espacio para no saturar visualmente, porque puede aburrirte al poco tiempo.

Agua

Como este jardín se caracteriza por crecer en zona más bien seca, el uso del agua originalmente es un tema casi sagrado. En los diseños antiguos se disponían fuentes de agua para beber. O se construían líneas para distribuir y aprovechar al máximo la escasa agua para regar. Si se integra el agua como elemento en el jardín mediterráneo, se pueden usar fuentes decorativas para refrescar espacios o para atraer las aves del lugar. He visto que los pequeños canales se han adaptado para dar frescura y el especial sonido relajante que entrega el agua.

Aromas

Bueno, el aroma no puede faltar en estos jardines. Gracias al tipo de vegetación adaptada a las condiciones de estrés hídrico (escasez de agua) que han desarrollado unas defensas en sus hojas para no deshidratarse, se producen los aceites aromáticos. Lavandas, santolinas, tomillos y todas las plantas culinarias y medicinales, son perfectas para diseñar un jardín mediterráneo. Tanto si se trata de árboles, arbustos, trepadoras o cubresuelos. Las recomiendo, son muy agradecidas porque siempre entregan lo mejor a pesar de nuestro clima. No hay nada más rico que sentir éstos aromas tanto de hojas como flores y relajarse mientras escuchas los pajaritos.

¿Tendrías un jardín mediterráneo?

Me encantaría conocer si tienes un jardín de éste tipo, si te gustaría adaptarlo y como te ha resultado. Si quieres conocer más sobre este tema puedes consultarme lo que quieras. Espero que te haya gustado mucho, ¡hasta pronto!