La evolución del dormitorio de mi hijo

por martes, 11 abril, 2017

La decoración del dormitorio de mi hijo es un proyecto que hace mucho tiempo tengo pendiente de enseñarles, y es probablemente uno de los que más me han pedido a nivel personal. Así que en esta ocasión quiero compartir con ustedes no sólo su habitación de bebé, sino que también como ha evolucionado ahora que está más grande.

Mucho tiempo atrás, antes de que Raimundo naciera, estábamos planificando su dormitorio. En ese momento elaboré el siguiente mood board como referencia:

mood board habitación bebé

Varios de estos elementos se mantuvieron y otros cambiaron, pero me pareció interesante mostrarles esta referencia, para que vean como fue variando con el tiempo. Luego en marzo del año pasado les mostré un pequeño avance, pero luego no publiqué más al respecto. En ese entonces aún teníamos un futón acá, el cual no funcionaba para nada. No tengo realmente una foto del antes, pero para que se hagan una idea les cuento que esta era una habitación de invitados. Acá pueden ver un poco como era.

La evolución del dormitorio de mi hijo

Dormitorio de bebé

En verdad nunca me apuró mucho terminar la habitación de Ray porque decidimos que durmiera con nosotros hasta que fuera un poco más grande. Así que mientras tanto la habitación sería sólo un espacio para jugar. La renovación partió por pintar las paredes. Dado que esta habitación tiene orientación norte, llega a ser bastante calurosa, así que escogí utilizar turquesa y verdes. La idea es que la habitación se sintiera entretenida y colorida, pero manteniéndola más neutral. Para compensar todos estos colores fríos, pintamos la pared de un tono no-blanco (New Fallen Snow, Kolor), lo que ayuda a que se sienta más acogedora.

La evolución del dormitorio de mi hijo

Espacio de almacenamiento

Creo que el elemento clave para que un dormitorio de niño se mantenga ordenado es tener mucho espacio donde guardar. En este caso encontré estos muebles de terraza que sirven perfecto para guardar juguetes. Compré 2 porque de esta manera ocupan todo el muro. La altura es precisa ya que Ray puede jugar sobre la superficie, y una vez que termina de jugar todo se guarda rápidamente. Actualmente todos estos cajones están llenos, pero nuestra política es mantener como tope los juguetes que quepan dentro de este mueble, nada más. Idealmente, algún día cercano Ray guardará sus juguetes él mismo, pero mientras tanto estamos inculcándole el orden poco a poco.

La evolución del dormitorio de mi hijo

La evolución del dormitorio de mi hijo

Cortinas

Estas son de felpa, y encontré justo el color preciso. Lo práctico es que la felpa es una tela muy a prueba de niños, así que espero que resistan mucho tiempo. Durante el día las recogemos con amarra cortinas, para que dejen entrar la mayor cantidad de luz solar posible.

La evolución del dormitorio de mi hijo

Cuna

Esta cuna la verdad es que no la ocupamos mucho. Lo único que dormía acá eran los cojines y peluches. Es una cuna sencilla, ya que no quería invertir mucho sabiendo que no la usaría mucho tiempo. Sin embargo es super funcional, la probamos algunas veces que durmió siesta acá. El hecho de que la baranda se pueda mover arriba y abajo es super práctico. Una buena opción para que la cuna no se vea vacía es incluir algunos cojines, que le dan un toque de color y textura al espacio.

La evolución del dormitorio de mi hijo

La evolución del dormitorio de mi hijo

Cómoda mudador

En vez de comprar un mudador tradicional, opté por una cómoda estilo normando que mandé a fabricar a la medida. Resulta más práctico, porque cuando los niños crecen el mudador ya no encaja con ninguna decoración. En cambio la cómoda se puede seguir utilizando por mucho tiempo más. Esta funciona como mudador, y para ello en el primer cajón tenemos todos los implementos. Por eso decidí incluir en la foto el basurero, ya que no es un elemento “lindo” pero sí necesario para la vida de padres. Me gusta que sea real, y no sólo para la foto.

Sobre la cómoda utilizamos un mudador anatómico, y resulta ser el lugar más cómodo para mudar, con la altura perfecta. He escuchado de algunos padres que les da miedo mudar a sus hijos en mudadores sin topes. Pero no sé si será que mi hijo es muy tranquilo o qué, pero incluso puedo ir a buscar algo en la habitación de al lado y él se queda tranquilo esperándome ahí.

Sobre la cómoda instalé 4 cuadros con ilustraciones de animales. Se trata de un panda, búho, gato y lobo, y las puedes descargar gratis de internet. No es la mejor idea colgar algo sobre el mudador, ya que se podrían caer, pero Ray se entretiene mucho mirándolos y nombrándolos.

La evolución del dormitorio de mi hijo

Sobre la cuna instalé una repisa donde guardamos sólo peluches. Decidí dejar sólo estos elementos frente al riesgo de que pudieran caerse encima. Así que en último caso si algo cae, no pasará nada.

La evolución del dormitorio de mi hijo

Casas de pájaro lámpara

En el otro lado de la habitación mantuve el papel mural que ya teníamos hace tiempo. Encima colgamos estas casas de pájaro, las cuales compré en una tiendita de manualidades y pinté con spray naranjo. Dentro de las casas hay luces que funcionan con baterías, así podemos iluminar la habitación de manera muy tenue cuando Ray se va a dormir. En un comienzo pensé que podrían ser eléctricas, pero luego me di cuenta que realmente no es necesario.

La evolución del dormitorio de mi hijo

La evolución del dormitorio de mi hijo

Taxidermia de peluche

En mi viaje a Nueva York el año pasado traje varias cosas para Ray, entre ellas esta cabeza de unicornio de peluche que compre en Target. Pensaba colgarla directamente en el muro pero no tenía suficiente contraste con la pared. Así que se me ocurrió la idea de enmarcarla, y para ello utilicé un cuadro antiguo que tenía guardado. Le puse un fondo de color naranja, ya que es el color de acento que utilicé para romper con los tonos fríos del verde y turquesa. Este elemento es uno de los puntos focales de la habitación.

La evolución del dormitorio de mi hijo

La evolución del dormitorio de mi hijo

Balancín rana

Este balancín fue un hallazgo de mi mamá. Lo consiguió en una feria de las pulgas muy barato, y se lo regaló a su nieto. Me encanta porque un objeto muy inusual, de hecho no he visto otro igual. A Raimundo por supuesto que le gusta más porque se puede balancear encima.

La evolución del dormitorio de mi hijo

Habitación de niño

Ahora que ya está más grande, decidimos cambiarlo a una cama que le diera más independencia. Siguiendo algunos principios Montessori, mandamos a fabricar esta cama que queda a ras de suelo. Bueno, casi, ya que que colchón queda separado por algunos centímetros del piso. La planifiqué así para evitar la pérdida de calor y la generación de humedad por debajo.  La cama con forma de casa es uno de mis diseños favoritos desde hace tiempo, y ahora a Ray le encanta. Él está feliz de jugar en su “kaka” -como él dice- y en la noche antes de acostarse la cubrimos con algunas mantas para que tenga un techo. Definitivamente él siente que es una casa aparte.

La evolución del dormitorio de mi hijo

Alfombra y piso flotante

Anteriormente esta habitación tenía alfombra de muro a muro. A fines del año pasado sacamos la alfombra e instalamos piso flotante en todo el segundo piso de la casa. Realmente fue lo mejor que podríamos haber hecho, ya que este piso es mucho más fácil de limpiar. En el dormitorio de mi hijo pusimos esta alfombra para enmarcar el espacio, y además para aislar cuando Ray juega sólo con calcetines. Escogimos estratégicamente esta alfombra, que aunque sea clara tiene un patrón muy saturado que oculta gran parte de las manchas. Además, es una alfombra liviana que se puede lavar en lavadora.

La evolución del dormitorio de mi hijo

Reutilizamos el colchón de la cuna, así que conseguimos otro plumón y sabanas de ese tamaño. El plumón blanco es de Inés Johnson, y me gusta porque rompe con el bloque de color turquesa que había en ese sector. Aunque no es precisamente el color más a prueba de niños.

La evolución del dormitorio de mi hijo

Cómoda que crece

Una vez que Ray ya no use pañales, esta cómoda seguirá funcionando perfecto en este rincón como mesa de apoyo. Aunque nosotros lamentablemente aún no llegamos a ese punto, quise mostrarles como se vería. Es el lugar perfecto para poner una lámpara y libros.

La evolución del dormitorio de mi hijo

La evolución del dormitorio de mi hijo

Espero que les haya gustado

Sin duda que Ray es el más feliz con su dormitorio. Es su espacio, donde puede jugar y hacer lo que quiera. Lo que quiera excepto elegir los colores, porque admitámoslo: no podemos dejar que un niño de un año y medio tome las decisiones de diseño para su habitación. ¿O sí? Esa tarea se la deja a su papá que está feliz de renovarla cada vez que sea necesario.