Kokedama: plantas con estilo japonés

por miércoles, 5 abril, 2017

¿Han visto por ahí alguna planta presentada en una bola y sin macetero? Bueno, esas plantas están cultivadas según Kokedama, que es una técnica japonesa con mucha estética y llamativa a la vez. Es una buena opción para interior o exterior y se las voy a mostrar a continuación

¿Qué es Kokedama?

Es una técnica con origen en Japón, que consiste en cultivar plantas pero sin macetero o jardinera. En este caso se cubren las raíces con sustrato y musgo. Kokedama significa bola de musgo (Koke = musgo, Dama=bola). Ésta bola es la que da la apariencia tan característica con su color verde o marrón, y es donde las raíces absorben nutrientes y agua para vivir.

Kokedama deriva de la técnica Bonsái, y también busca imitar a la naturaleza para llevarla a la vida cotidiana de las personas. Generalmente los kokedama se presentan colgando o sobre un superficie plana (de cerámica, piedra o madera).

¿Cómo mantenerlo?

Lo principal es cuidar que esté con suficiente agua y para eso, solo hay que sumergirlo en un recipiente más grande que el Kokedama. Normalmente saldrán burbujas porque está entrando el agua donde había solo aire. Cuando dejen de salir, se saca con cuidado y se deja que escurra el exceso de agua, pero sin estrujarlo. Al rato, lo ubicas en la superficie definitiva. Si está expuesto a mucho al sol, necesitará este procedimiento más seguido, pero hay que cuidar de nunca regar en exceso.

Los demás cuidados son los mismo que le das a las otras plantas: poda de hojas y flores secas, cuidar que no tenga plagas ni enfermedades y ubicarla en la zona que corresponda a la especie.

Kokedamas en exterior

Como se puede cultivar cualquier planta con esta técnica japonesa, solo tienen que elegir qué planta de exterior quieren y armar sus kokedamas. Si tienen mucho sol, se recomiendan plantas suculentas, las resistentes a escasez de agua o nativas de la zona central de Chile, sean arbustos o flores silvestres. Sobre la mesa de terraza o balcón, se ven preciosas porque es un punto atractivo.

Ahora que se comienza a acercar el invierno y algunos árboles quedarán sin hojitas, pueden decorar árboles caducos con Kokedamas colgantes, sobretodo si son plantas que florecen en invierno, como Camelia, Flor del inca o Violeta de persia. Así sumarán colores y vida para convertirlo en un rincón especial para contemplar.

En interior

Tener Kokedamas en interior es un toque con mucho estilo y pueden combinarlos con muebles. Por ejemplo, con un grupo de tres kokedama en la superficie de una mesita (lo más plana posible) generan un atractivo visual inmediato. Por su textura, formas y color, traen un puñado de naturaleza a cualquier habitación, o sea, la armonizan.

Otra forma de cultivarlos en interior, es con diferentes tipo de plantas suculentas en formato pequeño. Por su tamaño y resistencia a las condiciones climáticas, se adaptan en cualquier zona. Estas plantas tienen varios tonos de hojas, así que pueden jugar con eso para dar un aspecto más dinámico al espacio donde las tengan.

Aunque las plantas que cultiven no tienen flores, igualmente es muy agradable apreciarlas y cuidarlas, ya que su color verde nos entrega tranquilidad, además del oxígeno. Al combinar Kokedamas con otras plantas en maceta, tendrán un buen ambiente en interior o exterior.

Una obra de arte

Los Kokedamas colgantes destacan bien sobre áreas en tonos claros, ya sea muros o muebles. Incluso podrían parecer una obra más artística. En realidad, pienso que si es una obra de arte, porque combina la estética, la belleza de la naturaleza y la capacidad igualarla. Pero siempre respetando los requerimientos de cada planta.

Infaltables los frutales

La idea es tener varias formas o estilos para todos, y en este caso, los Kokedamas no se quedan atrás. Por eso, un árbol frutal también pueden culivarlo como bola de musgo. Me gusta mucho el paisajismo productivo en cualquier escala. Por eso siempre les cuento sobre frutales, hortalizas o hierbas comestibles y ¡todas pueden ser Kokedama!

De lo simple nace la belleza

Miren, para tener un Kokedama pueden comenzar con tan solo una simple hiedra. Un poco de turba, sustrato para bonsai, arena y arcilla para formar la bola que contiene a la raíz, luego musgo para recubirla. Por último, hilo para amarrar y fijar bien el musgo, y ya tendrán armado un Kokedama!

¿Se animan?

Espero que les guste mucho esta técnica y se animen a dar un toque especial sus jardines o a ese lugar especial en sus hogares. Espero sus dudas y comentarios para responderles!