Cuidados del jardín en junio

por miércoles, 21 junio, 2017

El jardín en junio ya ha cambiado mucho y lo notamos. Se fueron las hojas en algunas especies, el ambiente está frío y más calmado. Pero igualmente debemos ocuparnos por su mantenimiento, por eso, les voy a contar sobre los cuidados que deben darle ahora que comienza el invierno.

¿Qué ocurre en el jardín en junio?

El jardín en invierno tiene otro metabolismo, todo se vuelve más lento debido al frío y la menor presencia de luz, principalmente. Y debido a esto, la energía de las plantas se concentra en las raíces, sobretodo las plantas caducas. Ya no hay crecimiento y quedan en estado de latencia hasta que llegue la primavera. Las plantas perennes siguen haciendo fotosíntesis pero igual su proceso es más lento.

Momento para podar

En el jardín en junio se pueden podar las Rosales, Hortensias, Malvas o Cardenales, para mantener la forma. De esta manera además promovemos la generación de brotes o flores vigorosas en la próxima temporada. Dejen 3 a 4 yemas en las ramas. Poden también las ramas secas o muertas en arbustos o árboles, siempre con una herramienta desinfectada, con muy buen filo para tener un corte limpio y en un ángulo de 45º.

Pero algunas podas pueden esperar

Si en el lugar donde tienen su jardín hay heladas por mucho tiempo, mejor no podar hasta finales de invierno, así evitan que la humedad que entra por el corte, se congele y dañe los tejidos. No poden las plantas que florecen en primavera porque eliminarán la yema que luego genera la flor, ojo con eso.

La poda es una práctica muy mal manejada en general, sobretodo en arbolado urbano, ¿se han fijado?. En el caso de los árboles, prefiero no podarlos porque no lo necesitan, sobre todo si están en un jardín y tienen el espacio para crecer normalmente. La poda desequilibra la relación entre la copa, el tronco y la raíz, se debilitan y se acorta su vida. Además, los cortes son heridas que dan paso a la entrada de patógenos, por eso conviene sellarlas con productos anti hongos, por ejemplo.

Césped y su cuidado

En invierno el césped crece más lento que en verano, así que pueden cortarlo cada 15-30 días y no todas las semanas. Es importante que lo corten cuando el pasto esté seco y nunca húmedo. Apaguen el riego automático por lo menos 24 hrs. antes, esperen a que se seque el rocío de la mañana antes de cortarlo y si está congelado no lo corten. Asi evitan aparición de hongos y daños en la estructura del césped.

En esta época tan fría conviene dejarlo de un largo de aproximadamente 5-7 cms. para proteger las raíces y el cuello de las bajas temperaturas. Conviene aplicar un producto orgánico anti hongos, para evitar futuras enfermedades. Y si tiene muchas hojas encima, mejor barrerlas para evitar exceso de humedad.
Hay algunos tipos de pastos que se ponen de color amarillento en invierno, es normal porque es parte de su ciclo biológico, y en primavera se regenera teniendo su color verde nuevamente.

Fertilizar y desmalezar

En esta época pueden aplicar una capa de fertilizante sobre la tierra de los macizos arbustivos y en la huerta, pero poca cantidad, ya que el metabolismo se vuelve mucho más lento, sobretodo en las plantas caducas (las que botan las hojas).

Prefieran los orgánicos como el humus de lombriz. Sirve para mantener una buena estructura del suelo, aporta en forma equilibrada los nutrientes necesarios para preparar el jardín para la primavera. Si generan cenizas, pueden aprovecharlas como fertilizante también. El estiércol o guano maduro es buena opción (si no está maduro, puede dañar las raíces) o mejor aún, el compost también maduro, que lo pueden hacer ustedes mismos en casa.

Mejor prevenir plagas y daños en las plantas

Una de las técnicas más simples para proteger raíces del frío, es usando mulch (colchón de material orgánico) sobre la tierra y alrededor del tronco de hierbas, arbustos y árboles. Además protegen la microfauna subterránea y puede ser de hojas, chip de madera o paja. A las plantas en maceteros en exterior también les sirve el mulch, y si pueden cambiarlas a un lugar menos frío, es momento de hacerlo. Si son plantas tropicales, es necesario protegerlas con una manta térmica, toldos o ponerla en interior directamente, hasta la primavera.

Para evitar ataque u hospedaje de conchuelas, apliquen aceite mineral en los troncos y ramas, generan una película que impide que se fijen en la planta para y no se propaguen.

Programar bien el riego en invierno

Lo mejor es regar por las mañanas y no por las noches, para evitar que se congele el agua sobre las hojas y las dañen. Por otro lado, hay que disminuir los minutos de riego por cada estación y la frecuencia de riego dependiendo de qué tan lluvioso esté el tiempo, con 2-3 minutos cada 3 a 4 días y van viendo si es suficiente o si es mucho riego. En invierno lluvioso, se debe suspender el riego poniendo la programación en “OFF”.

Invernadero: opción para plantas sensibles

Tener un invernadero es una super buena solución para esas plantas sensibles, tropicales o para poder cultivar hortalizas y evitar que los frutos se quemen con las heladas.

Si es grande, fíjense que tenga una abertura en la parte superior además de la puerta, para hacer circular el aire por dentro.

Plantaciones y trasplantes

Si quieren agregar alguna especie al jardín, pueden plantar árboles caducos sin problemas. Las flores como los Narcisos, Violas o Salvia roja aportarán colorido al jardín en junio. Se pueden utilizar marcando bordes o entre medio de arbustos.

Y si tienen plantas que están demasiado cercas una de otra, es un buen momento para reubicarlas y darles el espacio necesario para que crezcan saludables y con espacio para su copa. Tengan cuidado de no airear demasiado las raíces.

Cuidado de las macetas, tutores y soportes

Los maceteros de arcilla pueden sufrir con heladas muy fuertes y pueden quebrarse con los cambio de temperatura. Por eso mejor asegurarlos en una ubicación más protegida durante esta época.

También es necesario revisar las plantas que estén sujetas a tutores o soportes para el caso de trepadoras. Verifiquen que estén bien guiadas para evitar que se quiebren o deformen.

Ojo con las plantas con bulbos

Este tipo de planta es bastante común en los jardines en Chile. Sin embargo conviene sacar de la tierra algunas como el Tulipán, Azucena o Lirio. Esto dado que que estarán es estado de latencia completamente. Lo ideal es conservarlos en un sustrato ligero, seco, sin luz y a 10º aproximadamente hasta que llegue primavera. En ese momento pueden replantarlos.

Cuidados de plantas con flores

Las Camelias, Azaleas y Rododendros, florecen durante esta época pero deben prevenir enfermedades como la botritis. Aplicar un producto contra este hongo es necesario en esta época.

A poner en práctica!

Espero que les sean útiles estos cuidados del jardín en junio. Sé que a veces da frío salir al jardín, pero en primavera verán los resultados que da una buena mantención. Comenten sus dudas o preguntas, hasta la próxima semana!