Estilo nórdico

Actualizado: 19 jul

¿Quién dijo que el blanco no podía ser acogedor?. Pues quien lo haya dicho está completamente equivocado ya que este estilo muy poco colores intensos. El estilo nórdico o también conocido como escandinavo, tiene su origen en el norte de Europa, donde los inviernos son muy largos y los días muy cortos, por lo que quedarse en casa es prácticamente una necesidad. Es importante entonces fijarnos que el espacio se sienta muy hogareño, donde acurrucarse en un sofá frente al televisor, arroparse con una manta y quedar a la luz de las velas, parece un panorama perfecto. Pues el invierno no lo es todo, es por eso que dentro de este estilo también se puede incorporar elementos que brinden frescura, como flores o plantas naturales.



Elementos Claves:

  • Utiliza el blanco como color base para casi todo y no sólo en el mobiliario, sino que incluso en muros, piso y cielo de la casa.

  • Elige elementos con base neutra. Nos referimos a mobiliario en tonos grises y blancos.

  • Aplica acentos de color. Pueden ser en objetos decorativos, cojines, mantitas. Lo importante es que sean colores muy suaves para no perder el sentido del estilo.

  • Puedes utilizar detalles en color negro, como sillas o marcos de cuadros.

  • Integra la naturaleza, utilizando plantas verdes de interior.

  • Incorpora madera muy clara como arce, pino, o haya. También puede ser pintada blanca o al albayalde. Recuerda que la madera genera calidez y dará una sensación de hogar incomparable.

  • Escoge textiles naturales que den una sensación de calidez, como lana, algodón o lino. También puedes incorporar pieles, especialmente en invierno.




Si quieres saber más sobre otros estilos de decoración, en nuestro libro Secretos del Decorador encontrarás todos los estilos y cómo hacerlos realidad en un plan de diseño ajustado a tu espacio.